BellezaSalud

Según especialistas de Jergens: 10 Tips para cuidar tu piel corporal y que luzca y se sienta saludable

32views

Cuando la piel de tu cuerpo se ve bien y se siente saludable, te sientes más seguro. Afortunadamente, mejorar su apariencia y sensación es más fácil de lo que crees ya que con sólo unos pocos cambios en la rutina diaria puedes lograr mejoras significativas en ella.

¿Qué es una piel sana? Es una piel corporal suave e hidratada de adentro hacia afuera que tiende a reflejar la salud general. De hecho, cuando está sana es más eficaz para proteger el cuerpo de contaminantes e irritantes.

La piel es resistente, lo que significa que puede recuperarse con el cuidado adecuado, por lo que nunca es demasiado tarde para empezar a cuidarla. Cuando encuentres la rutina adecuada para tus necesidades podrás ver resultados notables en su apariencia y sensación.

¡Conseguir que la piel de tu cuerpo luzca y se sienta mejor no tiene por qué ser complicado! Estos son algunos consejos de los expertos de Jergens:

  1. Hidratar diariamente: Aplicar una crema hidratante todos los días es una de las cosas más importantes que puedes hacer para lograr y mantener una piel con un aspecto saludable. Dependiendo de tu tipo de piel, te recomendamos aplicar una crema hidratante corporal al menos una vez al día para reponer la humedad en su superficie. Como ocurre con todos los productos para el cuidado de la piel del cuerpo, no todos los humectantes son iguales, por lo que recomendamos usar uno que esté formulado con alguno de estos ingredientes que aman la piel: manteca de karité, vitamina E, aceite de argán y aceite de coco.

El mejor momento para hidratarte es mientras estás en la ducha o inmediatamente después eso, ya que el agua tibia y el vapor abren los poros, lo que permite que la piel absorba la humedad de manera más efectiva.

  1. Limpiar con productos hidratantes: Demasiados limpiadores corporales son fuertes y deshidratan la piel.
    Para mantener su brillo, usa un gel de baño hidratante en la ducha para eliminar las impurezas sin resecarla.
  1. Proteje tu piel de la exposición excesiva al sol: Los rayos del sol son muy duros y dañinos para la piel de tu cuerpo. Para mantenerla a salvo de una exposición excesiva usa protector solar cada vez que planees pasar más de 10 minutos bajo la luz directa. El protector puede ayudar a que tu piel se mantenga saludable con el tiempo y al mismo tiempo evitar las manchas, las arrugas y otros tipos de daños.

Si deseas obtener un brillo veraniego sin el daño solar, prueba con una crema hidratante autobronceadora. Te dará color de apariencia natural sin los riesgos de la exposición al sol. Otra ventaja: ¡la crema hidratante
bronceadora sin sol puede mantener tu piel suave e hidratada!

  1. Exfolia regularmente: ¿Sabías que tienes una capa de piel suave como la de un bebé esperando ser
    revelada? Exfoliarte con regularidad puede ayudarte a lucir una piel radiante que se esconde debajo de las células muertas. La exfoliación mejora su salud al eliminar la piel áspera, destapar los poros y aumentar la circulación.

Dependiendo de tu tipo de piel, te recomendamos exfoliar de una a tres veces por semana. Exfoliar con
demasiada frecuencia puede despojarla de sus aceites naturales, lo que puede causar deshidratación y
potencialmente contribuir al acné y otros brotes.

  1. Sueño de calidad: Para una piel corporal de aspecto saludable dale a tu cuerpo suficiente tiempo para
    descansar. Las personas que duermen mal pueden ser susceptibles a una variedad de condiciones médicas desagradables, ¡y la falta de sueño también puede hacer que tu piel envejezca más rápidamente!
  1. Practica hábitos alimentarios saludables: Lograr una piel sana comienza desde adentro. Lo que pones en tu cuerpo tiene un efecto notable en cómo se ve y se siente tu piel por lo que es clave llevar una dieta bien equilibrada que incluya muchas verduras, frutas y agua.
  • Bebe agua: una hidratación adecuada significa que tu cuerpo tendrá las herramientas necesarias para mantener su piel sana. Además, el agua ayuda a eliminar las toxinas para reducir el potencial de inflamación.
  • Elije grasas saludables: Las grasas saludables se pueden encontrar en alimentos como el salmón (omega-3), las nueces y las almendras (omega-6) o las paltas (omega-9). Estas grasas ayudan a fortalecer la piel y retener la humedad.
  • Reduce el consumo de azúcar: Demasiada azúcar puede provocar una piel más débil y más arrugas. En lugar de elegir un refrigerio azucarado, prueba frutas u otros alimentos con dulzor natural.
  • Agregua antioxidantes: se encuentran comúnmente en muchos alimentos, como las verduras de hojas verdes, las bayas de acai y el chocolate amargo. Los antioxidantes contrarrestan el envejecimiento prematuro y el daño de la piel.
  1. Mantente activo: el ejercicio regular puede aumentar el flujo sanguíneo a la piel, lo que favorece que se vea y sienta mejor. Incluso 10 a 15 minutos de ejercicio todos los días pueden ayudar, solo asegúrate de lavar la cara inmediatamente después de sudar para que las toxinas no tengan la oportunidad de regresar a tu piel.
  1. Deja ese cigarrillo: El humo del cigarrillo contiene monóxido de carbono y nicotina, los cuales son
    perjudiciales para la piel.
  • El monóxido de carbono puede desplazar el oxígeno de la piel y dejarla con un aspecto seco y correoso.
  • La nicotina reduce el flujo sanguíneo a la piel y puede provocar una apariencia pálida y descolorida.

Si quieres tener una piel hermosa y suave como la seda, comienza por apagar ese cigarrillo. ¡Tu cuerpo te lo
agradecerá!

  1. Manejar el estrés: ¿Sabías que el estrés puede tener un impacto importante en tu piel? Cuando te sientes constantemente ansioso y estresado, tu cuerpo pasa por cambios hormonales que hacen que produzca más sebo y grasa. Esta sobreproducción, a su vez, puede provocar un aumento del acné y la sensibilidad de la piel.

Para mantener una piel sana, minimiza el estrés siempre que sea posible y tómate el tiempo para practicar
técnicas de manejo del estrés, como la respiración profunda y el yoga.

  1. Practica el autocuidado: Una mente sana y un cuerpo sano van de la mano. El cuidado personal puede
    parecer un día completo de spa con una crema corporal relajante o simplemente puede ser una mentalidad positiva para el día siguiente. Sea lo que sea para ti, muéstrate un poco de amor y cosecha los beneficios no sólo como persona, sino también para tu piel.

Recuerda, cada persona es diferente, así que presta atención a lo que necesitas. No tengas miedo de cambiarlo si no te funciona. Lo más importante es que obtengas la hidratación, nutrición y ejercicio que tu cuerpo anhela.

La piel de cada persona también es diferente. Siempre puedes ajustar tu rutina a tus necesidades de cuidado. Si sientes la piel seca al tacto, intenta aplicar crema hidratante con más frecuencia. Si se ve y se siente grasosa, continúa humectándola regularmente, pero exfolia con más frecuencia.

Conclusiones clave según los expertos de la marca de productos de cuidado de piel Jergens:

  • Utiliza un humectante diario para nutrir la piel y protegerla de la sequedad.
  • Bebe mucha agua para hidratar la piel desde adentro hacia afuera.
  • Utiliza una exfoliación suave para deshacerse de la piel áspera y seca.
  • Utiliza un gel de baño hidratante para dejar tu piel hidratada y visiblemente radiante.
  • Trata a tu cuerpo con amabilidad dándole una nutrición adecuada, evitando fumar y haciendo ejercicio
    regularmente.
  • Hidrata profundamente tu piel durante la noche con manteca corporal nutritiva.

“Sabemos que AMAS los animales, ¡y nosotros también! Por eso, todos los productos Jergens® son libres de crueldad”

Leave a Response